Enable JavaScript to visit this website.
Su bebé puede entrar en contacto con bacterias que causan la enfermedad neumocócica invasiva, casi en cualquier parte.

Usted hace todo lo posible por mantener la salud de su pequeño. Pero lo cierto es que su bebé puede entrar en contacto con bacterias que causan la enfermedad neumocócica invasiva, casi en cualquier parte.

Por ejemplo:
• Al visitar parques
• Al jugar con sus amiguitos
• Al agarrar un objeto o incluso un peluche

Acerca de la enfermedad neumocócica invasiva

¿Qué significa “enfermedad neumocócica invasiva“?

Enfermedad: Dos tipos principales de enfermedad neumocócica invasiva son la meningitis neumocócica (a veces llamada meningitis bacteriana) y la bacteriemia neumocócica (infección del torrente sanguíneo). Estos dos tipos tienen diferentes síntomas y complicaciones, según las partes del organismo infectadas.

Neumocócica: Es causada por bacterias llamadas Streptococcus pneumoniae (neumococos) que pueden ser dañinas.

Invasiva: Se llama “invasiva” porque invade partes del cuerpo que normalmente no tienen bacterias, como el torrente sanguíneo o los tejidos y líquidos que rodean el cerebro y la médula espinal.

Los peligros de la enfermedad neumocócica invasiva

La enfermedad neumocócica invasiva suele ser grave, pero tratable. Sin embargo, ciertas formas invasivas pueden ser mortales.

Si tiene preguntas o inquietudes sobre la salud de su hijo, hable con su proveedor de atención médica.

Meningitis neumocócica

La meningitis neumocócica es un tipo de enfermedad neumocócica invasiva. Se trata de una infección grave alrededor del cerebro y la médula espinal. De hecho, 1 de cada 15 niños menores de 5 años que contraen meningitis neumocócica muere como resultado. Otros podrían sufrir complicaciones graves e incluso permanentes, como pérdida de la audición o daño cerebral.

De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (Centers for Disease Control and Prevention, CDC), su bebé podría tener síntomas como fiebre, dolor de cabeza e irritabilidad; además, puede que no quiera comer o beber, y quizás esté vomitando o esté menos alerta de lo acostumbrado.

Bacteriemia neumocócica

La bacteriemia neumocócica es un tipo de enfermedad neumocócica invasiva que consiste en una infección del torrente sanguíneo. Esta enfermedad, aunque es poco frecuente, puede ser grave y potencialmente mortal. Aproximadamente 1 de cada 100 niños menores de 5 años de edad que contraen esta infección muere como resultado.

Según los CDC, puede que su bebé esté menos alerta y tenga síntomas tales como fiebre y escalofríos.

Dentro de la población infantil

Dentro de la población infantil, los bebés menores de 2 años corren el mayor riesgo y pueden infectarse casi en cualquier lugar

Los bebés menores de 2 años tienen sistemas inmunitarios que están todavía en proceso de desarrollo, lo que les dificulta combatir las enfermedades. Por tanto, cuando las bacterias (neumococos) que causan estas enfermedades ingresan al organismo del bebé, puede que estos microbios vayan a otras partes del organismo con más facilidad.

En ocasiones, una simple infección de los oídos puede convertirse en enfermedad neumocócica invasiva

Los neumococos causan casi la mitad de las infecciones agudas del oído medio. Y más del 60% de los niños han sufrido al menos una de estas infecciones para el momento en que cumplen el primer año de edad. Aunque las infecciones de oído neumocócicas suelen ser leves y se producen con frecuencia, pueden empeorar y convertirse en enfermedad neumocócica invasiva.

La meningitis puede causar daño cerebral o incluso la muerte

Una de las causas de la meningitis neumocócica en niños y bebés son los neumococos. De hecho, tras el descenso de casos de la enfermedad HIB (Haemophilus influenzae de tipo b), los neumococos se han convertido en una de las principales causas de la meningitis bacteriana en niños menores de 5 años en Estados Unidos. La meningitis neumocócica ocurre cuando los neumococos invaden los tejidos y líquidos que rodean el cerebro y la médula espinal. Las bacterias de la meningitis neumocócica pueden causar la hinchazón e inflamación de los tejidos cerebrales. Los síntomas pueden aparecer gradualmente a lo largo de varios días, o aparecer rápidamente tras la invasión de los neumococos. Los síntomas pueden convertirse rápidamente en un peligro para la vida.

Cómo se transmite

Un contacto o una tos podrían ser suficientes para transmitir las bacterias

Las bacterias que causan la enfermedad neumocócica invasiva son infecciosas. De hecho, según los CDC, las bacterias que causan la enfermedad neumocócica pueden estar presentes en la nariz y la garganta de personas incluso sanas que, sin saberlo y sin enfermarse ellas mismas, pueden aún transmitir las bacterias a sus bebés.

A continuación veremos cómo pueden transmitirse las bacterias que causan la enfermedad neumocócica invasiva:
Contacto con objetos

Las bacterias que pueden causar la enfermedad neumocócica invasiva pueden transmitirse a su bebé a través del contacto directo con las bacterias que estén presentes en juguetes u objetos.

Persona a persona

Las bacterias neumocócicas se pueden transmitir por contacto directo con saliva o moco. Muchas personas —especialmente los niños— pueden tener las bacterias en la nariz o la garganta sin que por eso se enfermen. Si su hijo está en una guardería infantil, el riesgo de infección es más del doble.

Tos

Las bacterias neumococos que estén presentes en la tos de una persona pueden ingresar al organismo de su hijo por la nariz, la boca, la garganta o los ojos y podrían invadir partes del cuerpo que normalmente no se infectan. Una vez que las bacterias estén dentro de su bebé, pueden diseminarse.

Qué se puede hacer

Al informarse sobre la enfermedad neumocócica invasiva, usted ya dio el primer paso para ayudar a proteger a su bebé.

Pero todavía puede hacer más:

  • La enfermedad neumocócica invasiva puede tratarse con antibióticos que únicamente se administran a los niños después de que se han enfermado. A veces la enfermedad neumocócica invasiva puede empeorarse rápidamente. Es posible tratar la enfermedad, pero a veces los niños no responden al tratamiento.
  • Existen vacunas que ayudan a prevenir enfermedades graves como la enfermedad neumocócica invasiva. Hable con su proveedor de atención médica para que le dé más información y le conteste cualquier pregunta que usted tenga sobre los riesgos de las vacunas.
  • Visite este enlace para obtener más información de los CDC sobre la enfermedad neumocócica invasiva y sus síntomas y tratamientos.